LA COMPASIÓN DE LOS MAESTROS.


Aprovechando que la luna se encuentra hoy y mañana en Sagitario, y que una de sus mejores expresiones es cuando se vuelve un maestro de sabiduría... hablemos de una de tantas características que posee un Maestro: La compasión.

Un maestro, que no te quepa duda que siempre te enseñará con compasión, claro que ésta es muy diferente a lo que la mayoría imagina... y de ahí que pueden surgir muchos malentendidos.

Estamos acostumbrados a ir por la vida faltando al respeto a cualquier ser humano, desde pequeños, los adultos que suelen enseñar o tratar a los niños, están acostumbrados a pasarles por encima de su dignidad humana, a ordenar y domesticar, mas que enseñar a pensar, porque el desarrollo de una mente critica, no se adquiere hasta que se aprende a leer, o no se adquiere hasta que te dan clases de filosofía en las escuelas de enseñanza media o superior, el desarrollo de una mente critica, se forma desde la mas temprana edad, sin embargo, dado los métodos que usualmente se utilizan, de generación en generación se pasa la lección de que la falta de respeto, y el dominio constante es correcto cuando quien lo ejerce es el mas fuerte, el mas viejo, el mas poderoso por alguna "razón", y una vez bien aprendido esto, entonces pasamos el resto de los años actuando desde este punto, buscando quien nos dé órdenes, buscando a quien ordenar, exigiendo, gritando y manipulando, por eso es que cuando creemos que alguien es compasivo, significa entonces que es el que más aguanta, el que más se debe de callar cualquier situación o tema, porque el más compasivo es el que más amor posee y eso significa que el que más amá más carga al resto del mundo, pero eso no es amor, eso es un juego entre víctimas y victimarios, es una prisión que el mundo se ha generado, para tratar de justificar la obtención de poder a través de las dinámicas en las relaciones humanas que como sociedad todos hemos creado.

Bueno, por eso es que a veces nos es tan difícil encontrar y reconocer la compasión verdadera de un Maestro.

Nos dejamos llevar y creemos que un maestro compasivo significa que va a abrazar tus tristezas y tus miserias, y va a consolar y consentir todos tus berrinches y tus miedos, que va a lamentarse contigo y que se te unirá en la lucha contra los opresores, o que por lo menos te dará la razón de tu pensamiento y de todo lo que haces, y que entonces una conversación con tu maestro debe significar que vas a salir tan recuperado, abierto, sintiéndote ligero sin que tu hayas hecho un esfuerzo, porque para eso está el Maestro, ¿o no?... pero esto jamás será así, porque la compasión de un maestro verdadero significa echar luz a tu obscuridad y tu camino, mostrándote aquello que no deseas ver, pero que el sabe que requieres ver, que tu alma lo pide, la compasión de un maestro te "acorrala" a través de muchas preguntas que te enseñan a elaborar un pensamiento crítico, no te da las respuestas de inmediato, y definitivamente jamás saldrás "limpio", sin "raspones" del encuentro con un maestro verdadero cuando buscas crecimiento verdadero, porque él está acostumbrado a la verdad, la verdad del tiempo y momento y situación que sea necesaria, está acostumbrado a hacer lo que es correcto, lo que se debe de hacer, aunque eso pueda interpretarse como falta de tacto o incluso indiferencia, porque la compasión de un maestro se caracteriza por "darte" el "tratamiento" requerido de acuerdo a tu necesidad de crecimiento, es decir, si necesitas palabras y explicaciones, eso te dará, si necesitas silencio, eso te dará, si necesitas espacio, eso te dará... porque su propósito no es "caerte bien", su propósito en todo caso es "liberarte de su enseñanza", que tú te conviertas en "tú propio maestro", un maestro sabe la belleza que existe en la libertad y que es derecho de todo ser que la busque, sin embargo, el no tiene prisa alguna y el esperará a que adquieras ese conocimiento por propia voluntad... las veces que sean necesarias mientras reconozca un alumno comprometido, un maestro compasivo, siempre estará dispuesto a brindarte un poco mas de él, de su ser, de su sabiduría, y su paciencia mientras tenga frente así un ser humano que con todo su corazón (no importa lo joven que sea), tiene toda la actitud de aprender y crecer, un maestro posee una paciencia que no conoce límites y que usualmente el alumno no comprende cuanto eso significa, sin embargo el tiempo te enseñará a reconocer, que esa paciencia infinita de tu maestro hace una gran diferencia... un maestro nunca deja de creer en ti... y aunque tú no lo veas conscientemente... esa energía que el desprende de absoluta aceptación a tu ser y de absoluta confianza en ti (porque conoce cómo actúa la vida, no precisamente por quien "tu eres", no por tu "EGO")..., es esa energía que te sostiene, cada vez que caes o quieres renunciar... esa energía está ahí, es muy poderosa... sus palabras entran como fuego a tu mente, a tu corazón, y va rompiendo todos esos nudos que tu creaste y va sanando todas esas heridas que tu permitiste recibir, por supuesto, muchas veces no suele ser fácil, pero esa es la compasión de tu maestro... y no es un amor habitual... porque el no te está enseñando cosas habituales... el te está enseñando la vida que va mas allá de ti y de tu Ego..., un maestro no necesita mucho... solo su presencia, solo tiempo, sólo sus palabras, pero para que su presencia sea tan poderosa, para que su tiempo y sus palabras hagan tanto con tan poco, un maestro ha recorrido tanto y tan profundamente el camino, y de un modo u otro, el intenta acortar un poco el tuyo y apalancarte para que continúes el camino de la evolución.

La compasión de los maestros es amor puro, pero nada tiene que ver con un amor romántico y tierno, y sí mucho con realidad y esfuerzo. Si tienes un maestro, cada vez que sientas el fuego de sus palabras, recuerda que para que el pudiese expresar ese fuego, significa que él ya bajo mucho antes a los infiernos y se expuso a lugares temibles, de los que de un modo u otro