LOS AMORES IMPOSIBLES (Luna en Piscis, Sol en Capricornio, Júpiter en Capricornio)

Actualizado: 17 de mar de 2020


¿A qué “suena”, a qué “huele”, a qué “vibra” una noche como hoy?, una noche donde tenemos la luna en piscis, y un sol en capricornio, piscis que ama la “fantasía” y capricornio que ama la “realidad”... ( y un Júpiter en capricornio de apoyo - el maestro acercándonos los medios para materializar nuestros ideales ) a este tema…, el tema de los amores imposibles… así que aprovechemos y hablemos de ello.

Todo ser humano que se respete debe tener un amor imposible en su corazón ( según :) ) , por ahí escondido… quizás en sus recuerdos… quizás en su presente… y quizás no tan oculto… y quizás no sólo uno…, pero… ¿es verdad?... ¿todos los seres humanos tenemos un amor imposible?..., hablar de este tema tratando de unir las perspectivas psicológica, energética y espiritual, diríamos que… SI, el diagnóstico es SI, DEBERÍAMOS, y las razones que podemos mencionar son muchas, pero antes de entrar en las razones, vamos a tratar de definir que es un amor imposible, demos un marco a la situación (a capricornio le encanta encuadrar las cosas).

Aunque es claro que es difícil encuadrar que es un amor imposible, porque cada cabeza es un mundo, pero de manera general, diremos que es cuando te enamoras de alguien con el cual simplemente el desarrollo de una relación “normal”, es decir una convivencia cotidiana simplemente es imposible, ya sea que porque ese sentimiento, si, tu sentimiento, “no es correspondido” o puede ser que los separen kilómetros de distancia, diferencias ideológicas, porque llegó tarde a tu vida, porque no pertenece a tu “estatus social”, o porque simplemente por más que intentaron, fue imposible el “materializar” su amor, el “volverlo realidad”, lo que corona el amor imposible, es que hay una “separación”, una “distancia” insalvable” entre ambos, algo que simplemente no permite que el amor de ustedes se realice… y al mundo, a los seres humanos, nos encanta pensar en la “crueldad del destino”, pero el mensaje es claro “ tú y yo, jamás podremos estar juntos”... Romeo y Julieta….

No importa cuál sea la razón “física o lógica” por la que ese amor imposible existe en tu vida… desde la psicología espiritual nos vamos a preguntar, ¿por qué está ahí, y para qué está ahí?, y entonces tenemos que ir y buscar en lo más profundo de nosotros esas verdades que nos duelen ver y que nos incomodan… ¿qué concepto del amor tengo?, muchos creen que el amor “debe doler”, que es algo así como el ejercicio, sino duele, no es amor, otros creen que “mantener el amor aún a través de la distancia es ser increíblemente leal y fiel y romántico”, y otros más piensan también que es “increíblemente valiente amar así, tan profundo, tan profundo que no logres olvidar ni superar ese amor imposible”...

Pero hoy Piscis - (la energía que entiende que significa el amor verdadero) y Capricornio (la energía que entiende que significa lograr, alcanzar), nos dan un hermoso mensaje, y nos ayudan a contestar nuestras anteriores preguntas.

Desde la psicología (tus cuerpos mental y emocional) vamos a comprender que un amor imposible se crea en uno de los momentos en que mayor vulnerabilidad tenías en tu vida, es decir en tu infancia, en tu psique se quedó impreso el significado de lo que para ti representaba el amor verdadero, y usualmente lo aprendiste de papá o de mamá, con su presencia o su ausencia, pero además, aprendiste de personas que de expresar un “amor verdadero y sano” poco o quizás nada sabían, te transmitieron, justo lo que les transmitieron, no cuestionaron el significado del amor, ni si te estaban enseñando correctamente lo que esto significaba, y en esto no hay culpables, solo patrones aprendidos y repetidos de generación en generación, pregunta a tus padres, a tus abuelos, sobre su “amor imposible”, verás que la situación es “parecida” a la tuya.

Luego, desde la energía (tu cuerpo sutil) vamos a decir que un amor imposible representa toda aquella energía que es tuya y te corresponde, pero que aún no has logrado “integrar” en ti, que aún tienes disperso, que te está enseñando caminos que recorriste y dejaste trozos