EL SIGNO ASCENDENTE (SAG) DESDE LA PSICOLOGÍA ESPIRITUAL.

Actualizado: 8 de oct de 2020

En la Astrología Exotérica, es decir, la astrología que te explica el comportamiento del EGO, de la personalidad, el ascendente es entendido como la “Máscara” de la persona, lo que los demás perciben de ella a primera instancia, pero que en el “fondo” no es.

Es la forma “en que ves la vida”, o la forma en que “te sucede” la vida, pero no es una energía que reconozcas en ti, la percibes externa a ti mism@.

La Astrología Esotérica, es decir la astrología ocultista, la que nos ayuda a entablar y reconocer nuestra unión con el origen (Dios, los Dioses, la fuente primaria, el Todo, etc.), nos explica el ascendente desde una vista diferente, el ascendente es en realidad tu ser espiritual, quien eres tú en tu ser superior, no en tu vehículo terrestre, sino el ser que habita ese vehículo, de ahí la importancia vital de que entiendas y reconozcas lo que es tú energía del ascendente, y la vida todo el tiempo está unida a este propósito, para ayudarte a reconocer quien eres en realidad….





La pregunta aquí que podemos hacernos es… ¿cómo se que tan “cercano” a la expresión de mi espíritu (Ascendente) estoy o que tan lejano de ello me encuentro, es decir, sólo estoy en mi consciencia Solar/Lunar?, muy fácil, ¿Qué tanto amas tu vida...?.

Mientras el ser humano se diga así mismo… “¿por qué a mi me toco vivir esto?”, significa que no ha entendido su Ascendente…significa que esta lejos de su espíritu, de su ser, entender tu Ascendente, es comprender porque has vivido lo que has vivido y dejar de renegar a la vida…, “yo no puedo haber elegido vivir aquella ruptura, aquella perdida, aquella traición, aquel dolor, yo no puedo haber elegido la familia que elegí, las carencias que experimenté, etc.”, y es entendible totalmente, es muy difícil aceptar esta enseñanza energética…, ¿por qué nos cuesta tanto trabajo creer y aceptar que nosotros somos los constructores de las experiencias que hemos vivido y que viviremos?, porque significa dos cosas de las cuales el ser humano se dice “ávido” de querer poseer y desarrollar y que sin embargo huye de manera estrepitosa… significa entender que tienes poder y responsabilidad sobre lo que tu vida es… ¡No!... ¡Qué doloroso, qué crueldad, que terrible reconocer que no soy una víctima del destino, que no existe el azar y que cada conflicto, guerra, trauma, dolor, abandono, ha sido mi total y absoluta decisión y responsabilidad!...

Ver esto, entenderlo, duele, realmente duele comprender que los años de vida que tengas y aquellos en los que la vida no haya sido lo que tu hayas “deseado” conscientemente, no tienes a quien echarle la culpa de nada, no existe un cruel Dios, o destino, no existe la mala suerte, existes tu como expresión de esa energía y que de manera inconsciente viviendo en la vida, tu vida así es como has decidido experimentarla, y aquí hay algo muy interesante, porque mientras mas rechazas tu Ascendente, es decir, mientras mas rechazas tu vida, la vida te mostrará con mucha mayor fuerza quien eres, así que toda la energía de tu ascendente te la dejará experimentar con toda “crudeza”, porque lo creamos o no, la vida esta de nuestra parte, siempre, siempre, y ella va a hacernos crecer, si o si.

La naturaleza nos enseña esto de manera muy clara, por ejemplo, cuando es tiempo de que una cría de águila aprenda a volar, las águilas hacen sus nidos en lugares muy altos, para su propia protección, la cría al principio cuando debe iniciar su aprendizaje, la madre revolotea a su alrededor, le enseña constantemente la fuerza de sus alas, la “técnica”, y le continúa cobijando mientras aún no lo ve “listo”, la cría hace un esfuerzo al principio, agita sus alas, salta entre las rocas, etc, y regresa nuevamente al cobijo del nido, pero llega el día, ese día cuando la madre reconoce que ya es tiempo de volar, y es que la madre sabe que no hay opción, o aprende a volar y con ello a cazar, o morirá, la madre entonces revolotea intensamente en el nido y alrededor de la cría, y comienza así a destruir su nido, entonces la cría tiene miedo, ese nido, ya no es seguro, ¿como es que aquel ser que más le protegía ahora le provoca temor?, pero es que ha llegado el momento de saltar, es donde la cría o se lanza a la vida con todas sus fuerzas y se da cuenta de su poder o simplemente no cree en sí mismo y en el intento al saltar muere… (es verdad, alrededor del 40% no lo logra, no en esa vida).

Bueno, pero ¿cómo esto nos ayuda a entender el desarrollo del espíritu en el ser humano?.

Mientras el espíritu no está listo para mostrarse, la vida misma, permite que el Ego siga existiendo, no lo destruye, lo mantiene, el Ego recordemos lo que platicábamos anteriormente (nuestro artículo pasado), es el contenedor del espíritu, muchos dicen, “mira esa persona, hace mil cosas mal y sigue yéndole bien”, no han visto la sabiduría de la propia vida, la sabiduría eterna de la misma existencia, ese es el polluelo que requiere aún ser cubierto hasta que esa gota del espíritu eterno este lista para volar, entonces llegan vidas, llegan momentos en la misma vida, donde el cobijo y resguardo debe ser “removido”, porque si la vida continúa permitiendo que ese EGO exista, jamás permitirá el vuelo, la manifestación del espíritu, y ese espíritu está listo para nacer, para que el Ascendente se manifieste o también conocido como SAG (Santo Ángel Guardián como lo llamó Crowley) se muestre en tu día a día, para que su voz y la voz de tu Ego se vuelvan una, el resguardo, la seguridad, el apoyo del EGO (la conciencia solar) debe irse extinguiendo poco a poco, y la confrontación/unión con la energía de tu signo Ascendente debe expresarse en totalidad, entonces tu rostro, el rostro del EGO será disuelto ante tal luz.

La voz del SAG (del Espíritu, del Ascendente) es muy diferente a la voz del EGO, los grandes maestros nos han explicado esto de varias formas… “Hágase tu voluntad en MI”, “La Voluntad del UNO en MI”, dicho de otro modo, “la Voluntad propia es la Voluntad del UNO”, esto pareciera decir, que ya no posees voluntad, más no es así, es que el Ego, tu vehículo ha reconocido a su Señor, y cuando el Ego ha reconocido a su Señor, ¿qué cosa tendría que decirle?, para expresarlo de otro modo, yo simple mortal, nada atlética, que nada sé de Basketball, me encuentro a Michael Jordan y quiero explicarle las reglas del juego, ¡que cosa digo!, ¿qué le voy a decir a Michael Jordan del Basketball?..., simplemente te callas, escuchas sus consejos, y te pones en marcha… si es que quieres aprender del Maestro, eso es el SAG para el Ego, la presencia del SAG es tan absoluta, que es impensable levantarte en su presencia.

¿Cómo sé si he conectado con el Ascendente, (SAG, Espíritu) o es mi EGO el que sigue existiendo aún con mis prácticas constantes espirituales?

Lo primero sería, cuando ha sucedido esa conexión, simplemente lo sabes, son las experiencias místicas de las que mucho se ha escrito y no es algo fácil de explicar con el lenguaje tradicional.

Segundo, la conexión con tu signo Ascendente es una puerta que te permite entrar en el flujo de la corriente de las energías y que te permite entonces fluir en el Mandala Zodiacal, es decir, a través de la conexión con el Ascendente debiese serte posible sentir las demás energías fluyendo dentro de ti, ¿y esto que significa?, que comprendes, que sientes al otro dentro de ti de verdad, que dejas de juzgar.

La conexión con tu Ascendente dejar de ver otro, místicamente diríamos “veo su espíritu”, vivir desde tu ascendente, desde tu espíritu, es ver “el espíritu en los ojos de quienes te rodean”, es la base de la compasión verdadera, ojo, no significa que no seas consciente del Ego propio y del Mundo, pero es sólo una capa, que no te impide ver los cimientos, la raíz.

Expresado astrológicamente deberías de ver a que Cruz pertenece tu Ascendente, Cardinal, Fija o Mutable, y las tres energías restantes dentro de tu cruz, no deberían hacerte “padecer” es decir sentirlas en cuadratura u oposición con tu energía vital, sino en unión con esas mismas energías expresarse en tu propio Ascendente, son también recursos propios.

¿Cualquiera puede conectar con el Ascendente, con el SAG?... por supuesto, pero el precio es alto, como lo es cualquier cosa por la que te hayas esforzado en la vida, ¿Cuál es el precio?... bajar a la propia obscuridad, jamás se conecta con el Ascendente si antes no desciendes a la obscuridad absoluta. La pregunta para ti es, ¿Cuál es tu obscuridad?, ¿ya la sospechas siquiera?, ¿la sabes totalmente?.

Quién ha conectado con su Ascendente (SAG), deja de pelear por lo que es muy obvio, que siga viviendo la voluntad del Ego, es decir, esa es otra señal para no autoengañarte en tu avance espiritual, si sigues sintiéndote un ser “separado” del Universo, si sigues sin “arropar”al mundo en tu propio ser, sigues sin vivir desde el ascendente, y seguirás viviendo en soledad, en conflicto, en juicio, y en “problemas” con el mundo, ¿por qué?, porque vivir desde la voluntad del Ego es utilizar la energía de manera “inútil, vacía”, y diríamos entonces que la energía te “domina” totalmente, somos un títere y no creadores, vivir desde la voluntad del Ascendente, es volvernos creadores, es decir, canales conscientes de la utilización de la energía, únicamente impregnando en ella el punto de manifestación que somos en el momento justo.

Para que esto suceda es vital que te cuestiones… ¿por qué busco lo que busco?...

El SAG jamás se une o se conecta con un ser humano “tosco, brusco, vulgar”, eso significa, un ser humano que no se ha sometido al crecimiento verdadero por propia voluntad.

Y no olvidemos, conectando con el Ascendente se expresa el Don de la Luna.

Abrazo a tu esencia donde somos exactamente igual.


Autores recomendados leer:

Alice Baiyle, Eugenio Carutti, Aleister Crowley, Alan Leo.

154 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo