LA MUERTE LLEGA AL INDIVIDUO EN EL MOMENTO EXACTO.

Actualizado: 7 de oct de 2020


Estamos viviendo un tiempo, una época, un momento en el que la muerte nos susurra con mas fuerza al oído… cuando nos acaricia el rostro con mas intensidad, con mayor pasión.

Cuando los miedos, nuestros miedos se colocan frente a nosotros, miedos económicos, miedos emocionales, miedos intelectuales, no importa el tipo de miedo, simplemente es una época diferente, es una época de pandemia.

Un millón de personas muertas en todo el mundo… es una cifra fuerte… sin duda alguna.


Sin embargo, ha muerto menos gente en esta pandemia que en las guerras más cruentas de la humanidad; por ejemplo la segunda guerra mundial, se calculan alrededor de 50 millones de personas muertas “reconocidas oficialmente” en los 6 años que duró el conflicto.

Otra cifra que llama la atención, el número promedio de suicidas que se da año con año: 800,000 personas.

Con esos números vemos que la muerte en realidad no es que esté más cerca ahora que nunca antes, pero ahora, es diferente, se siente diferente, ¿qué es lo diferente?, la guerra la elige el ser humano conscientemente, el suicidio lo elige el ser humano conscientemente. Por otra parte, la enfermedad… NO, la enfermedad no es elegida de manera consciente, y es ahí donde toca puntos en el alma de forma distinta.

Muchas doctrinas filosóficas y espirituales tienen como uno de sus objetivos principales enseñarnos a crecer, eso significa enseñarnos a madurar, ¿qué es madurar?, volverte responsable, ¿responsable de qué?... de nosotros, de cada una de nuestras decisiones, es decir de cada una de nuestras emociones y con ello de cada una de nuestras acciones.

Parece algo muy simple, algo muy sencillo, un juego de niños, ¿acaso no el tiempo tiene esta tarea en sus manos?... ¿acaso no es algo que se logra de manera “natural” con el paso inexorable de la vida?... si, así debiese de ser, y sin embargo no lo es… la madurez no es un regalo que la vida nos dé, la madurez no es algo que aparece sin querer, la madurez es una decisión también, la vida coopera todo el tiempo para acercarnos a este crecimiento, pero somos nosotros quienes tenemos la última palabra, aún en ello, tenemos la última palabra.

¿Qué tiene todo esto que ver con el texto inicial y las cifras que comentábamos al principio?... bueno, tenemos que entender que todos, todo el tiempo estamos eligiendo, que esa es parte de la magia de la vida, que esa es parte de las leyes de la energía y la encarnación… es increíble que creamos que podemos ser capaces de seleccionar cosas tan superficiales como qué vestimos, qué estudiamos, qué comemos, o dónde dormimos, y no nos creemos capaces de seleccionar cosas tan importantes como el tipo de físico que poseemos, el país en el que nacimos, la familia que escogimos y por supuesto el tipo de muerte que viviremos, o el tipo de suicidio que cometeremos…

¿Qué significa el suicidio?, quitarse la vida, renunciar a vivir, bueno, todo ser humano lo haremos algún día, nosotros decidimos en que momento partir y bajo que circunstancias… “Todos en algún momento de nuestras vidas cometemos suicidio (de algún modo)…” por eso no puedo juzgar a los suicidas…, “¡No es cierto!”, quizás diga la mayoría… “jamás me quitaría la vida, a mí me la va quitar el tiempo, o un poder superior, no yo, yo nunca renunciaría a vivir”… ¿por qué negamos el poder que tenemos sobre nuestra existencia, por qué muchos se niegan a creer siquiera en que ésta sea una opción?... Miedo, sin duda… da MIEDO, asumir la responsabilidad de VIVIR, asumir con CONSCIENCIA LA VIDA Y ASUMIR CON CONSCIENCIA LA MUERTE… es mas fácil creer en el AZAR, creer en la CASUALIDAD, creer EN UN SER SUPERIOR (medio despiadado y cruel) y que sólo ÉL sabe cual es el motivo por el cual decide quitarte del escenario, a  vislumbrar la posibilidad de que en realidad seas tú quien tomé esa decisión….